ley sinde para torpes

Extraído del blog de Juan Andrés Milleiro